Volver
Compartir

Mediterráneo. Turquía. Las ciudades subterráneas de Capadocia

Mundo con encanto. Revista de viajes, moda, salud, alimentación y tecnología

El canto de la sirena de Turquía es una fusión poderosa de la naturaleza, la historia, los imperios y religiones que datan de 3 millones de años. En ningún lugar es esto más evidente que en la región de Capadocia, en la provincia central turca de Anatolia.

El paisaje actual se produjo después de las erupciones del Monte Erciyes en los tiempos antiguos. El volcán de 3.916 metros de altura, arrojó lava ardiente hacia más de 8.000 kilómetros cuadrados. Tras años de fuertes vientos y erosión, la topografía lógicamente ha cambiado. Hectáreas de formaciones rocosas – en aspecto de chimeneas de hadas – se han producido, mientras se ha dado lugar a pliegues y setas de todas formas y tamaños que cubren el terreno.

Por otra parte, estos restos volcánicos han convertido al suelo en fértil para la agricultura y la viticultura. El hecho es que las rocas, una mezcla de lava, ceniza y barro llamada toba, eran suaves y fáciles de moldear hasta que se pusieron en contacto con el aire, dando lugar a las culturas trogloditas que usaban las cámaras debajo de la tierra como madrigueras; usaron las grietas y pasadizos subterráneos no sólo para caminos, sino como lugares en donde vivir. Estas historias datan del siglo X.

Aunque los huesos y utensilios a partir de 3500 aC y telares de la temprana Edad de Bronce han sido descubiertos en la zona, su historia data “más reciente” nos lleva a los hititas que ocupaban Capadocia hasta 1200aC. Culturas como los frigios, medos y los persas, al igual que Alejandro Magno en 333 aC. Y el imperio otomano, influyeron en la región, desde el campo militar hasta el religioso, y dejaron en sus generaciones después de los Capadocios el culto en las ciudades a través de iglesias y monasterios tallados en la rocas.

El Valle de Goreme es el hogar de 400 de las cerca de 3.000 iglesias de piedra construidas durante los siglos pasados. Père-Guillaume de Jerphanion, un jesuita francés estudioso del tema, tropezó con su existencia en 1907. Desde la década de 1950, una amplia actividad arqueológica ha logrado el descubrimiento de cientos de iglesias notablemente conservadas y, a menudo llenas de aire libre y monasterios.

El museo al aire libre de Goreme es una excelente introducción a estos lugares de culto fenomenal. Elmali (manzana) de la iglesia, excavada en la roca, tiene una cúpula con forma de manzana sentada encima de cuatro columnas. El interior tiene dos pequeños ábsides, y pinturas de la consagración de Jesús, el bautismo, la Última Cena, la Crucifixión y la traición de Judas del Cristo son algunos de los cuadros que adornan sus paredes.

En Yilani no encontramos cúpulas ni columnas, sus pinturas representan las batallas de San Jorge, San Teodoro, y la dualidad de las serpientes y los santos.

La decoración en Karanlik es lo menos dañado pues sólo hay una pequeña ventana en la iglesia, sin embargo escenas de la Biblia parecen haber sido pintadas recientemente.

Los monasterios están equipados con comedor, lugares para la elaboración del vino e instalaciones de almacenamiento, todos ellos lugares tallados en roca.

La unidad de Goreme de Uchisar es el sueño de un fotógrafo. La vista desde la Ciudadela de Uchisar se extiende por todo el valle de Goreme. Está llena de maravillas tectónicas a medida que el ojo va apreciando todos sus rincones, algunas llegan a alturas de 15 metros a 20 metros y cuyo color varía de gris claro al oro bruñido, dependiendo de la hora del día.

Derinkuyu y Kaymakli son dos ciudades subterráneas que se descubrieron en la década de 1960. Se cree que son alrededor de 500 viviendas las que se erigen por esta zona. Muchos descienden a profundidades de 85 metros y puede cubrir un par de kilómetros cuadrados. Una intrincada red de airshafts y sistemas de aguas subterráneas a la vez sostienen hasta 10.000 personas. Y si es usted claustrofóbico, su problema se ve resuelto por sus amplios pasillos.

Derinkuyu es una ciudad de seis pisos y se cree que está vinculada con Kaymakli, a unos seis kilómetros de distancia. Es una experiencia increíble para pasear por cuartos de estar, cocinas comunales, graneros, establos, escuelas, iglesias, bodegas, y los cementerios, todo tan brillante que parece asemejarse a la moda soft-rock pero bajo tierra. Grandes puertas de piedra sirven como protección contra los enemigos. Los retos de ingeniería y arquitectura que enfrentaron los habitantes son realmente asombrosos.

Hoy en día, algunos lugareños viven en las casas talladas en piedra, pero muchos las usan para el almacenamiento, palomares y graneros. Algunos se han convertido en hoteles y posadas. Las industrias caseras abundan. El pequeño pueblo de Avanos, por ejemplo, es famoso por su cerámica fina. Sus empresas familiares vienen trabajando generación tras generación. Capadocia es también considerada como el hogar de alfombras y buenos kilims, sin embargo también se la conoce por la minería, la talla de ónix, sus deliciosas manzanas, albaricoques, almendras y deliciosos vinos.

Es posible hacerse una idea de Capadocia durante una estancia de dos días, pero para disfrutar realmente la riqueza de sus maravillas naturales y arquitectónicas debe tomarse una eternidad. La zona es ideal para hacer senderismo y excursiones a caballo o en burro, valle tras valle lo que nos va produciendo efectos visuales mágicos, un matrimonio de arte natural y artificial. Como incentivo, también existe la posibilidad de toparse con un gran número de iglesias de piedra y ciudades subterráneas.

¿Te ha gustado Mediterráneo. Turquía. Las ciudades subterráneas de Capadocia? Pués díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:

2 Comentarios

  1. La verdad es que se ve todo muy exótico. Cuando tenga la oportunidad de violver a viajar, me pensaré ir a la Capadocia. Saludos desde Madrid

  2. Que bonito!! Cuando pueda haré un viajecito a Turquía :)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro × 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Haz tu comentario en relación con el tema Mediterráneo. Turquía. Las ciudades subterráneas de Capadocia y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación al reportaje Mediterráneo. Turquía. Las ciudades subterráneas de Capadocia o con Mundo con encanto hazlo aquí. Gracias.

¿Quién es Javier ?

Ver otros artículos de